sábado, 12 de marzo de 2016

libro: acronos 4

Muy buenas a todos. Hoy por primera vez en el blog la reseña estará dedicada de manera exclusiva al steampunk, gracias a la antología de relatos que me hizo llegar la editorial para poder reseñarla por lo que desde aquí les doy las gracias. La presente antología está compuesta por diez relatos ubicados dentro del steampunk, pero a la vez coqueteando con otros géneros como el dieselpunk; el greenpunk o el clockpunk. Pero no adelantemos acontecimientos todavía, vayamos a un viaje donde las máquinas tienen un papel fundamental en el devenir de las historias. ¿ Listos ? Allá vamos.

Antología publicada por Tyrannosaurus books, consta de 10 relatos en el que tanto autores nacionales como los del otro lado del charco de habla española, se unen para ofrecernos su particular punto de vista sobre este género donde las máquinas a vapor tienen un papel fundamental. Pese a que en sus inicios estuvo enclavado dentro del la ciencia ficción, hoy día es un género en sí mismo. Ahora paso a haceros un pequeño resumen de cada uno de los relatos:

- Zugunruhe de Josué Ramos: protagonizado por unos pájaros, en el que un planeta se encuentra en grave peligro y solo la unión de sus fuerzas podrá parar una amenaza que supone un gran peligro para todo su sistema. Curioso relato con temática ecologista.

- Proyecto S.W.I.F.T. de Araceli Rodríguez: en un mundo futurista, una pandilla de jóvenes amigos separan sus caminos por sus ideales políticos. Una de ellas, al querer ayudar en un proyecto liderado por su padre, dará con la solución para la apertura de un portal temporal a raíz de un incidente. Interesante relato cuya parte final recuerda a uno de los poderes de Flash, que no es otro que el de viajar en el tiempo.

- Muerte a Rasputín de Marian Womack: en una Inglaterra distópica, esta se encuentra dominada por Rusia que ha conseguido un invierno permanente en el Reino Unido. Una viajera en el tiempo viaja con una misión muy concreta, el de dar muerte a Rasputin ante de que comience todo. Pero en su viaje se topará con una sorpresa. Uno de los mejores relatos de la antología y que tiene en su haber la siempre interesante historia de los viajes en el tiempo.

- La sonata de Moebius de  Alejandro Morales Mariaca: una nave espacial viaja a Ganimedes, donde uno de sus tripulantes descubrirá un secreto que puede ser la clave para impedir la desaparición de la galaxia. Muy interesante relato, con guiño a la literatura clásica mitológica en el que los dioses tienen un papel fundamental, cómo se puede apreciar con las frases finales de la historia.

- Los espejos del rey sol de Gloria T. Dauden: en una Francia distópica, un grupo de rebeldes intentará acabar con el tirano rey sol, que guarda un secreto en una de sus salas llenas de espejos. Uno de ellos será clave en el devenir de la historia. Muy buen relato, uno de los que más me gustaron de la presente antología y el que mejor define el espíritu steampunk.

Damocles de Armando Valdemar: en un mundo distópico, tras una cruenta batalla un capitán cobarde se despeña por un barranco, pero lejos de morir vivirá una terrible aventura a manos de un mad doctor.  Relato que va de menos a más, con un final bastante sangriento y cuya parte central recuerda bastante a Frankenstein con un punto de Terminator.

- El sueño del buho rojo de Giny Valrís: una tribu de indios se adentra en un bosque para pasar una prueba, una de ellas vivirá una aventura que no podrá olvidar. Relato flojo, no es que estuviera mal escrito, pero la temática que tiene no me acabó de llamar del todo, si bien comparte temática con el primero ya reseñado, aquí apenas se nota el toque steampunk.

- El templo del sueño de Laura Ponce: en un planeta, un grupo de jóvenes pasarán a formar parte de un templo en el que se entrenan a alquimistas, guerreros y curanderos. Una de las chicas que ingresa en el templo, descubrirá un secreto gracias a la ayuda de otro alumno. Otro de mis favoritos, hace que te quedes con ganas de más puesto que parece el primer capítulo de una novela.

- Las otras aves de Héctor Gómez Hereros: en un mundo sin recursos, los revolucionarios planean dar un golpe para derrocar al gobierno. Pero no todo es lo que parece, tal y cómo descubrirá San, el protagonista del relato. Interesane historia, que nos narra un futuro distópico en el que todos los recursos se han agotado y los seres humanos viven en torres separados por pisos, desde los más afortunados hasta los menos.

- Ailurópolis de Paulo César Ramírez: en un futuro en el que no hay productos lácteos, un locutor de radio se verá implicado en una aventura casi por azar. Otro de mis favoritos, mezcla de cine negro y ciencia ficción con sus coches voladores, femmes fatales y un tipo que se ve envuelto en una trama casi por azar y sin quererlo.

Cómo se puede ver, todos los relatos quedan enclavados dentro del steampunk y la ciencia ficción, a la vez que incluye otros géneros sin que la mezcla se vea por ello afectada. Son elementos complementarios y que combinan bien en la mayoría de casos.

Todos los relatos están bien escritos, y en algunos de ellos crea su propio lenguaje, universo y personajes como suele ser la norma no escrita dentro de este tipo de género literario. Si os gusta este tipo de literatura, no lo dudéis y haceros con él. Ya van por el cuarto volumen, lo que quiere decir que las anteriores entregas gustaron lo bastante para seguir publicando más libros ambientados en este mundo. Y si no habéis leído nunca steampunk, esta es una buena forma de empezar a hacerlo, puesto que las historias son independientes entre sí y no tienen nada que ver entre ellas.

Espero que os haya gustado la entrada de hoy.

























21 comentarios:

  1. Sinceramente, yo me he leído el libro y por cómo describes los relatos diría que te lo leíste muy por encima, compañero. A mí la antología me pareció maravillosa, una auténtica joya del steampunk (que incluye también otros retrofuturismos), y estoy de acuerdo contigo en muchas opiniones como la de Damocles, Zugunruhe, Proyecto S.W.I.F.T... Pero el resto... O bien has escrito la reseña con muchas prisas o ni siquiera te lo has leído. Y para mí que un reseñador haga eso, me parece casi un timo para los lectores.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como coordinador de la antología, tengo que darte la razón, David. Conozco bien los relatos y, dejando aparte la calidad que tengan unos y otros, hay varios datos erróneos en la reseña, que hacen pensar que fue leido con prisas.
      Venía con la ilusión de ver nuestra primera reseña, pero me llevo una decepción. Muy mal.
      Saludos

      Eliminar
    2. Exactamente, Yosu Rc!: para gustos, los colores. O en este caso, los argumentos... Yo no digo que esté en desacuerdo con su opinión personal, que es del todo respetable. Pero hace resúmenes sobre algunos relatos que no son del todo fieles al texto. Casualmente coincide con que los cuatro últimos están peor valorados y, en general, peor reseñados. Yo no recuerdo relatos sobre indios, por ejemplo; Las otras aves... En fin. ¿Y de verdad no se dio cuenta que en Ailurópolis son todos gatos y de ahí la gracia de que la leche esté prohibida, no que no exista? Es la ley seca, ¡por el amor de Cristo! Me lleva a pensar, como bien has dicho, que por las prisas de hacer la reseña ni siquiera se leyó estos últimos. Eso o yo me he comprado un libro completamente distinto...

      Saludos

      Eliminar
  2. A decir verdad, el relato de Gloria T. Dauden (como el mio) se enmarcan dentro del genero del Clockpunk o retrofuturismo pre-industrial.
    Por lo cual, tengo que discrepar en el hecho de que ese relato en concreto sea "uno de los que mejor definen el steampunk" cuando se trata de otro subgenero diferente.
    "Los espejos del Rey Sol" es un gran ejemplo pero de Clockpunk.

    ResponderEliminar
  3. A decir verdad, el relato de Gloria T. Dauden (como el mio) se enmarcan dentro del genero del Clockpunk o retrofuturismo pre-industrial.
    Por lo cual, tengo que discrepar en el hecho de que ese relato en concreto sea "uno de los que mejor definen el steampunk" cuando se trata de otro subgenero diferente.
    "Los espejos del Rey Sol" es un gran ejemplo pero de Clockpunk.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, Armando.
      Se ha limitado a llamar "steampunk" a todo y solo porque está leyendo Ácronos. Es evidente que no todo es steampunk. No hay más que leer la contraportada para saberlo.

      Saludos

      Eliminar
  4. Antes que nada gracias por haber leído la reseña y en segundo lugar pediros disculpas si la misma no os ha gustado.
    Apenas se nada de steampunk y me falta mucho por leer. Así que tendré que ponerle remedio y ponerme a leer más sobre ello.
    De nuevo os pido disculpas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces sucede que en los retrofuturismos y ante tanto punk vienen confusiones, como en cualquier subgénero del fantástico.
      Por mi parte agradezco los comentarios hacia mi relato y te felicito por como has tomado los comentarios vertidos.

      Eliminar
    2. Santiago, por mi parte quisiera aclarar que, dejando de lado el tema del steampunk, mi comentario al responder a David no pretende juzgar tus conocimientos del tema. Nuestra intención siempre fue escribir para cualquier lector. Nada que ver con eso.
      En cualquier caso, por supuesto te agradezco tus comentarios positivos hacia nosotros :)

      Eliminar
  5. Cuando leí Ácronos 1 me gustó bastante. El segundo volumen ya empezaba a mostrar alguna que otra fuga, supuse que determinada por que buena parte de sus relato parecían tirar forzosamente de la moda pasajera e intermitente que es el Steampunk. El tercer volumen lo tengo en la estantería esperando, aunque a todos los que pregunto coinciden en que si el libro se pierde no va a pasar nada. Visto el panorama, esta cuarta entrega me da un poco de dentera, más cuando alguno ya me ha destripado algún que otro relato en los comentarios...
    Por cierto, ¿Por qué esa manía de ramificar los géneros más de lo que están? Que si Steampunk, Dieselpunk, Greenpunk, Clockpunk (La primera vez que escucho eso), y lo peor de todo es que muchos defienden ideas como que el Greenpunk no pertenece al steampunk. Joder, pues bien que cuela en antologías del género. Todo muy contradictorio. Lo dicho, no se si eso de ramificar las cosas es para complicarle la vida a los lectores o para creerse uno más erudito que nadie. Pero allá cada uno con su tema.
    Por cierto, los participantes de esta antología deberían valorar la posibilidad de que este titulo caiga en manos de alguien que en su vida ha oído hablar del steampunk... ¿Le vais a criticar por desconocer los "subgéneros" o por llamarlo a todo steampunk? Pensad bien la respuesta porque es exactamente lo que estáis haciendo.

    Venga gente, tomaos un té servido por un autómata a vapor y aceptad que no a todo el mundo va a llegar el relato de la misma manera. Opiniones como culos, y esta es tan respetable como cualquier otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El término Steampunk se acuñó en los 80´s y se aceptó como género en los 90´s así que veo difícil que sea una "moda pasajera".

      Ojalá el volumen 3 pueda ser sacado de esa estantería para ser leído y juzgado por sus propios ojos.
      En cuanto a la manía de ramificar los géneros, bueno es naturaleza humana y suele hacerse como un intento de clasificación para su estudio y mejor comprensión. Así se entiende que los retrofuturismos poseen subgéneros conforme a la época en la que se inspiran y no solo en simple estética y/o tecnología, sino en un sin fin de manifestaiones propias y representativa de estas llamadas "Eras".
      Por fortuna cada uno de los números de Ácronos (como bien ya lo sabes pues has leído dos) poseen un prólogo que ahonda un poco más en tratar no solo de explicar al lector que es el Steampunk (y otros retrofuturismos) sino de instarlo a que, fiel al espíritu punk y de cambio e el movimiento, aprenda por sí mismo.

      Y estoy de acuerdo, cada lectura le llega diferente a cada persona.
      Saludos

      Eliminar
    2. Perdón, quería decir moda pasajera en España. Se de que años data el inicio del steampunk como género, como tambien se que aqui en España no fue hasta los inicios de la segunda decada del 2000 que no empezó todo el mundo a hacer palmas con las orejas con el tema para a los dos dias olvidarlo y a los otros dos retomarlo. De ahí la importancia del termino "intermitente" que has optado por eludir. Asi que sí. Me reitero en el pensamiento de moda pasajera.
      por cierto un prologo nunca va a preparar totalmente al lector sobre un género entero. A veces ni un ensayo cubre todos los flancos, imaginate una o dos páginas introductorias...

      Eliminar
    3. Carlos, el error está en tildarnos de Steampunk, cuando siempre dijimos y repetimos que hacemos antologías retrofuturistas. Con el greenpunk es lo mismo. Si incluimos greenpunk es porque es retrofuturista.
      Te recomiendo que leas el título completo de la serie antes de abordar la lectura: "Ácronos. Antología retrofuturista".

      Eliminar
    4. Estoy haciendo caso a tu recomendación y estoy leyendo el título completo de la antología desde la web oficial de Tyrannosaurus Books y, lo la vista me falla o quizá es a la propia editorial a quien deberíais aleccionar acerca de él...

      ... porque yo leo claramente Ácronos. Antología Steampunk Vol.4

      http://tyrannosaurus.es/index.php?id_product=154&controller=product

      Eliminar
    5. Perdón por la confusión. La verfad es que tienes razón. Me refiero al prólogo interior, no a la portada. Ahí se hacen claras las explicaciones, como ya se dijo arriba, más allá de lo comercial. Que nosotros siempre hicimos antologías retrofuturistas. La cuestión es que al decir steampunk englobamos muchos retrofuturismos. La única premisa es jugar con lo retro,ya sea volviendo futurista el pasado o reinventándolo.

      Eliminar
    6. Pues lo que dice N. Inmunsapá sobre nuestra tendencia humana a ponerle etiquetas a todo, es cierto. Pero cuando las etiquetas las ponen los propios escritores, además de que es una forma muy artificial de incluir sus obras en los géneros de moda, sin duda no deben esperar si los lectores no aceptan esas etiquetas o las ignoran.

      En otras palabras, ni los mismos autores saben qué rayos están diciendo cuando hablan de cualquiercosapunk, como bien se puede ver en los comentarios indignados que hacen aquí. Nada habla peor de un escritor que su intolerancia a las críticas. Mejor que pongan atención a lo que otros dicen de sus obras, porque si un lector no se da cuenta de que los personajes de un cuento son gatos, es posible que no sea culpa del lector sino del autor.

      Eliminar
  6. Las críticas están para aceptarlas, sería poco maduro por mi parte el tomarmelas a mal, todo sirve para mejorar. De nuevo os doy las gracias por los comentarios, nunca imagine que una reseña podría dar tanto juego.

    ResponderEliminar
  7. Lo primero de todo quiero decir que he leído Ácronos 3 y 4 (el 1 y el 2 no). No soy experto en estos géneros pero he intentado informarme para no meter la gamba en exceso. Lo primero de todo decir que el volumen 3 me pareció mucho mejor que el 4. A este último le falta espíritu, gracia, gancho, llamadlo como queráis. Se queda flojo respecto al anterior (no sé si los dos primeros serán mejores o peores, pues repito, no los he leído). Si bien hay varios relatos interesantes, la mayoría no acaban de llegarme (opinión propia, puede que a nadie más le pase, pero a mí sí). Lo del clockpunk es totalmente nuevo para mí, aun así son dos de los relatos que más he disfrutado de Ácronos 4. La sonata de Moebyus es otro de las que me ha gustado, el resto, por un motivo u otro no me acaban de llegar. Hay algunos relatos greenpunk que, como he comprobado tras la lectura, es un subgénero (o género) que no me gusta nada, no compaginan con el resto de los relatos y es aquí (para ver qué era el greenpunk) donde me topé con unas palabras dichas por Josué Ramos (autor del primer relato de la antología) donde dice "el greenpunk no es un retrofuturismo". Ácronos se vende como antología steampunk, pero en la convocatoria siempre se habla de retrofuturismo. Si el greenpunk no es ni steampunk ni retrofuturismo, ¿por qué hay algunos relatos de este subgénero en esta antología? ¿No se saltan las bases de la convocatoria de relatos?
    Lo veo un poco injusto para el resto de escritores que participaron. Y sí, se que en las bases se incluía el greenpunk, pero si nos atenemos a lo anterior no debería de haber figurado ese estilo.
    ¿No habría sido mucho más coherente hacer una antología de greenpunk que mezclar géneros, subgéneros, que si retrofuturismos, que si clockpunk, steampunk y demás?
    Tal vez me falte información pero, a mi modo de ver (según lo que sé hasta ahora) me parece inapropiado, es como si convocan un concurso de relatos de género terror y se cuelan relatos policícos/negros que no son propiamente terror.
    Llamadme loco, pero esa es mi opinión. Por lo demás, felicitar a los autores por su publicación aunque la mayoría de sus textos a mi personalmente no me gustaran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo por qué me citas esas palabras. El steampunk, por ejemplo, tampoco tiene por qué ser retrofuturista :/ Y el greenpunk no lo es en sí mismo, pero puede serlo si el autor lo ambienta así.
      Queríamos usar los cuatro volúmenes para explicar eso, que hay muchos puntos de vista y vertientes.

      Eliminar
  8. A mi el de Damocles y Ailurópolis me encabtaron,muchísimo. Creo que son con diferencia los más enrretenidos de leer. El más flojo yo diría que es El sueño del búho rojo. Muy sosillo, me esperaba más porque había oído cosas muy buenas de la autora y me decepcionó mucho, la verdad. En general recomiendo antología.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco la opinión, por la parte que me corresponde en el relato de Ailurópolis.

      Eliminar