domingo, 25 de septiembre de 2016

concierto: Loquillo en Las Ventas

Ayer por fin tuve la oportunidad de ver al artista barcelonés después de tiempo sin poder hacerlo. Desde que se pusieron a la venta las entradas para su concierto, iba contando los días y tenía la fecha del 24 de Septiembre marcada en rojo en el calendario. Hasta que llegó el día señalado y fui con una mezcla de ilusión y nervios por ser la primera vez que veía a este rockero en directo. Y la espera desde luego mereció la pena, en un recinto abarrotado en el que se dieron cita varias generaciones de personas, dispuestas a disfrutar con el repertorio de una de las figuras básicas dentro de la historia del rock patrio.


Con una puntualidad británica, Loquillo comenzó su concierto a las diez de la noche y el tema escogido para abrir fuego a una noche de rock and roll, y que da nombre a su actual gira fue Salud y rock and roll, primer corte de su último trabajo "Viento del este". Desde ese momento, se fueron alternando canciones de su nuevo disco con los temas más clásicos dentro de su dilatada carrera. Así, en la primera parte del concierto la audiencia pudo disfrutar de "Territorios libres; El mundo que conocimos; Cruzando el paraíso; El hombre de negro; La mataré; El rompeolas o Ritmo de garaje", que marcó un descanso de 15 minutos en los que tanto el cantante como la audiencia tuvo tiempo para recargar fuerzas.

La segunda parte del concierto siguió la tónica de su predecesora, con la alternancia de sus clásicos junto con las canciones de su último trabajo. "En el final de los días; En las calles de Madrid; Esto no es Hawaii; Feo, fuerte y formal, Rock and roll star; Chanel, cocaína y Dom Perignon y el tema que puso punto y final al evento Cadillac solitario", en el que la audiencia se dejó la poca voz que le quedaba para entonar las estrofas de uno de los himnos de la historia de nuestro rock, pero el esfuerzo merecía la pena sin duda alguna.

Loquillo puso en práctica una vez más aquel dicho de "los viejos rockeros nunca mueren". Vestido de pies a cabeza de negro, el cantante catalán desplegó su buen hacer, sintonía con el público y las tablas que dan una carrera de más treinta de años. Desde los primeros compases del concierto supo meterse al público en el bolsillo.

Antes de que se iniciara el concierto, la banda y el cantante subieron al escenario al ritmo del tema principal de El desafío de las águilas, banda sonora compuesta por Ron Goodwin, dando a entender que ante sí tenían la difícil misión de tomar uno de los escenarios más complicados para todo músico que toque en el coso taurino. Pero Loquillo y sus muchachos tuvieron un éxito pleno. De igual forma, a la hora de iniciar la segunda parte del concierto, los compases de Hawai 5.0 de Morton Stevens, daban a entender que esta mitad iba a ser más movida que su predecesora.

Si acaso uno de los peros que se puede poner al concierto, fue que no cantará grandes temas de su repertorio como Brillar y brillar; Luche contra la ley o Cuando fuimos los mejores. Algo normal si se tiene en cuenta que no se va a poner a cantar todo lo que ha ido haciendo a lo largo de su carrera, pero sin duda hubiera sido una más que agradable sorpresa el verle entonar estas grandes canciones ante un público entregado.

El concierto con una duración cercana a las tres horas incluyendo descanso, fue grabado para su posterior edición en CD y DVD para que todos aquellos que no pudieron hacerse con una entrada para disfrutar del mismo, puedan hacerlo desde la comodidad de su salón sin temor a las aglomeraciones que se producen en este tipo de espectáculos. Pero es un precio que se paga de forma gustosa para disfrutar de la experiencia de ver en directo a una de las figuras claves de nuestro rock.

A continuación os dejo con dos de los temas de su último trabajo y que corresponden a los dos primeros cortes del disco:



sábado, 24 de septiembre de 2016

pelicula: Los siete magnificos (2016)

Cuando en 1954 Akira Kurosawa estrenó Los siete samuráis, lejos estaba el gran director japonés de imaginar que su film acabaría derivando en diversos remakes. Ya fueran en el género del oeste, saga de los siete magníficos; ciencia ficción (Los siete magníficos del espacio); animación (Bichos, una gran aventura) o una serie de televisión. Hoy en el blog se comentará el re-remake de la película original y que tuve oportunidad de ver ayer. No haré el enfrentamiento entre esta nueva versión o las clásicas, ya que el resultado sería sangrante para el film de Fuqua. Así pues pasamos a analizar esta producción y sin spoilers.


Dirigida por Antoine Fuqua, la trama nos cuenta como el pueblo de Rose Creek está dominado por el bandido Bartholomew Bogue (Peter Sarsgaard) lo que hace que decidan contratar ayuda en forma de siete pistoleros. De esta forma contarán con la protección y ayuda del cazarrecompensas Sam Chisolm (Denzel Washington);  el jugador Josh Faraday (Chris Pratt); el francotirador Goodnight Robicheaux (Ethan Hawke); el explorador Jack Horne  (Vincent D´Onofrio); el forajido Vasquez (Manuel García Rulfo); el indio Red Harvest (Martin Sensmeier) y el asesino Billy Rocks (Byung-Hung Lee). Ellos son los siete magníficos.

Fuqua es un buen director de cine de acción, baste recordar sus incursiones en el género con ejemplos como Objetivo: la casa blanca; Training Day o El protector, las dos últimas con Washington por lo que sabe como hacer momentos llenos de tensión y adrenalina. Aquí la dirección que lleva a cabo es correcta sin más, no es para tirar cohetes pero tampoco da vergüenza ajena. Sabe el producto que tiene entre manos por lo que no se ha complicado la cabeza a la hora de llevarlo a cabo. Las escenas de acción están bien coreografiadas y el enfrentamiento final entre nuestros héroes y los villanos no conceden un minuto de respiro al espectador.

El reparto se limita a cumplir sin más. Si acaso tuviera que rescatar alguna interpretación por carismática serían las de Washington, un actor al que siempre y salvo raras excepciones es un gusto ver en pantalla, y Pratt volviendo a hacer de pillo y caradura pero esta vez en el Oeste. El resto de intérpretes pues son correctos, saben que no tienen nada que hacer frente a los que son las grandes estrellas de la producción, pese a que en un par de momentos Hawke demuestra que a su papel se le podía haber sacado mucho más jugo.

En los secundarios encontramos a Haley Bennett (Tú la letra y yo la música; El protector ) como Emma Cullen, encargada de ir a buscar a los pistoleros para que limpien el pueblo, y Matt Bomer (Ladrón de guante blanco) en el rol de Matthew Cullen.


Uno de los principales problemas de la cinta reside en su villano. Sarsgaard en ningún momento llega a representar una gran amenaza, algo que si conseguía Eli Wallach en el film de Sturges. Es un malo muy plano, en ningún momento consigue resultar creíble y cuando un antagonista no puede representar un gran peligro al que enfrentarse hace que las películas bajen enteros.

Otro de los problemas reside en la química entre los principales protagonistas. No llegan a resultar tan molones como los originales. Estamos hablando de que en la original ya solo con Brynner; McQueen; Bronson y Coburn ya tenías carisma para dar y tomar. Aquí no ocurre, no se nota la misma fluidez e interacción que si existía en Los siete magníficos originales pese a que detrás de las cámaras no se llevaran tan bien.

Y el principal enemigo al que han de enfrentarse estos vaqueros no son la banda de bandidos que tienen atemorizado al pueblo, es la fuente original en la que se basa. Los siete samuráis definió el cine de acción, Los siete magníficos es un más que digno remake cuya banda sonora ha pasado a la historia del cine. Por ello la cinta de Fuqua tenía el listón muy alto.

No digo que sea un film horrible ya que dista mucho de serlo. Es entretenido, sus poco más de dos horas de metraje se pasan volando pero en cuanto uno sale ya casi la ha olvidado. Es solo un capítulo más en la reciente moda en Hollywood de ir haciendo remakes o reboots de sus filmes clásicos para adaptarlos a las nuevas generaciones, siendo el ejemplo más reciente Ben-Hur que a su vez ha sufrido más de una adaptación siendo la más famosa de todas la de Charlton Heston.

A continuación el tráiler:


jueves, 22 de septiembre de 2016

pelicula: El vuelo de los dragones

De un tiempo a esta parte el género de la fantasía está viviendo un gran auge, gran parte de ello es debido al Canción de hielo y fuego de George RR Martin, en cuya obra aparecen aunque sea de forma secundaria los dragones. Estos seres mitológicos han protagonizado unos cuantos films, en su mayoría interpretando al antagonista del héroe. Raros son los ejemplos en los que no representan una amenaza, tal y como ocurre en la entrada de hoy en el que su rol dista mucho de ser el de villano. Así pues, vamos a conocer más sobre estos monstruos que protagonizan una de las grandes joyas de la animación de los años ochenta.


Dirigida en 1982 por Jules Bass y Arthur Rankin Jr y basada en el libro homónimo escrito por Peter Dickinson, la película nos contaba como el mundo de la magia está perdiendo su poder en detrimento por el mundo de la ciencia. De esta forma, tres hermanos magos deciden hacer algo al respecto pero el cuarto, viendo una oportunidad para hacerse con el control de este mundo decide no ayudarles. Para evitarlo, uno de los hermanos decide buscar un héroe en la figura de un joven soñador llamado Peter, gran estudioso de los dragones para impedir que el malvado mago se haga con el poder. Nuestro protagonista no estará solo, en su aventura le ayudarán un caballero, un joven dragón y un lobo parlante. A lo largo de su aventura vivirán mil y un peligros para evitar que el villano triunfe en su misión.

La cinta es una autentica maravilla en lo que a animación y argumento se refiere. La película adapta además de la obra ya citada, otro libro titulado "The Dragon and the George". He de decir que no he leído ninguna de ambas publicaciones, pero a tenor de las palabras de Dickinson el film bebe más de The dragon... que de su libro. Aún así, varios son los momentos a recordar cuando uno revisiona esta producción:

- El primer vuelo de los dragones, en los que se ve como estos seres mitológicos inundan la pantalla al ritmo de la partitura de Don McLean.

- El instante en el que Peter es transportado al mundo mágico por Carolinus, en mitad de una partida rol siendo reducido por el mago.

- El enfrentamiento de los héroes contra los peligros a los que han de hacer frente, entre los que se encuentran un ogro; el dragón del malvado mago Omadon o el monstruo de un lago de azufre.

- Y por supuesto el duelo final entre nuestro héroe y el villano, un combate en el que se enfrentan la magia contra la ciencia.



Dentro de los actores que participaron en el doblaje de esta producción, encontramos entre otros a John Ritter (Apartamento para 3) como Peter; Don Messick (voz de Scooby Doo entre otros trabajos) Lo Tae Zo uno de los magos; Victor Buono (King Tut en la serie de Batman de Adam West o ¿Qué fue de Baby Jane?) como el lobo Arak y James Earl Jones (voz de Darth Vader o Mufasa) como el villano Omadon.

No importa que uno viese esta cinta por primera vez siendo niño, se sigue disfrutando igual aunque hayan pasado los años. Es de esos casos en los que un film no ha envejecido en absoluto, sigue teniendo el encanto que poseía en el momento en que fue estrenada.

Uno de los momentos más terroríficos de la película, es cuando el personaje de Omadon dice que influirá en que los hombres se vuelvan los unos contra los otros; utilizando la tecnología en su contra, momento en el que se nos muestra como los bosques son destruidos por maquinas excavadoras; el ser humano arrojando bombas nucleares o haciendo a los hombres codiciosos. Algo contra lo que sus hermanos quieren luchar, puesto que siguen manteniendo la fe en la buena voluntad de las personas.

La película nos habla de valores como la amistad, de que hay que mantener intacta la fantasía que uno tenía cuando era niño y de que no hay que rendirse ante las adversidades que se nos presenten.

Hoy día esta cinta apenas es conocida por las nuevas generaciones de espectadores, lo que es una pena. Por lo que si tenéis primos o hijos pequeños esta es una buena forma de iniciarles en el mundo de la fantasía y las películas de animación.



martes, 20 de septiembre de 2016

documental: Los gatos del callejón

El próximo Sábado 24 en Las Ventas Loquillo actuará en un concierto para alegría de los que somos fans. Para ir abriendo boca, nada mejor que comentar un documental que tiene por nombre" Los gatos del callejón", título homónimo del disco debut del cantante catalán cuyo treinta aniversario se cumplió hace 3 años, en un vinilo que cambió la historia del rock español.

Dirigido por Benet Roman, el documental nos cuenta mediante entrevistas al propio Loquillo, así como a Alaska; Lorenzo Rodríguez que fuera director de la sala Rockola en los 80; Jesús N. Gómez mítico productor de discos español; Servando Carballar fundador del sello discográfico independiente Dro y también de la banda Aviador Dro; Julio Ruiz presentador en Radio 3; Pito que fuera manager de la banda; Santi Balmes cantante de Love of Lesbian o Sábino Mendez entre otros lo que significó el lanzamiento del disco, y de los tiempos que había en el momento en el que el vinilo vio la luz.

Con una duración de poco más de hora y media, el documental supone descubrir algo más sobre la figura de Loquillo y de la evolución que ha tenido en estas tres décadas. Baste recordar que además de rockero, el cantante catalán ha sido entre otras cosas crooner, escritor y actor ocasional lo que da muestras de su versatilidad en el ámbito cultural.

Además de las entrevistas, el documental nos ofrece videoclips, actuaciones en directo de Loquillo en el mítico programa "La edad de oro" o "Musical expres"  junto a cantantes míticos de la movida madrileña como Alaska, Poch de Derribos Arias o Iñaki Fernández de Glutamato Ye-Ye que interpretan algunos de los temas clásicos de este disco del rock and roll patrio como Ritmo de garaje o Quiero un camión.

El film nos cuenta como se gestó el disco y de las diversas peripecias que ocurrieron en su presentación, a la vez que mediante entrevistas los implicados ya mencionados mencionan lo que fue la movida no solo madrileña, sino también barcelonesa para la música española. Loquillo, en un momento de la entrevista hace unas declaraciones no exentas de polémica en las que afirma que grupos como Los Secretos, Mecano o Nacha Pop, no fueron realmente parte de la movida. Y es que, si por algo se ha caracterizado Loquillo es que no se casa con nadie a la hora de exponer sus opiniones, lo que ha acarreado algún que otro problema al expresar lo que piensa.

El documental supone un ejercicio de nostalgia sobe una época que no volverá a producirse. Todos los implicados estuvieron en el momento justo a la hora de sacar a la luz sus ideas, en aquellos momentos los contratos se hacían con un apretón de manos o con una firma en una servilleta. Algo que lamentan en un par de ocasiones, ya que los contratos les cortaban la libertad con la que habían gozado hasta el momento de estampar su nombre en el mismo.

Un testimonio imprescindible para entender más la figura de una de las piezas claves de nuestro rock, muy ameno y que pasa en un suspiro. Es un buen modo de ir abriendo boca para lo que nos espera el próximo Sábado en un concierto que promete pasar a la historia.

A continuación el trailer:



domingo, 18 de septiembre de 2016

libro: Estudio en esmeralda

Cuando Arthur Conan Doyle creó al personaje de Sherlock Holmes, lejos estaba el escritor escocés de imaginar que una de sus creaciones sirviera de inspiración para películas; series de imagen real o de dibujos; juegos de ordenador o de mesa o de influencia para multitud de escritores y autores que, basándose en las aventuras del famoso detective inglés le utilizaron como protagonista de sus creaciones literarias. Así, hemos podido ver a Holmes enfrentarse contra vampiros; zombis; monstruos imaginados por Lovecraft e incluso en una ocasión compartir peripecias con el hombre murciélago, pero en un futuro lejano apenas se han dado casos. Es precisamente en un tiempo lejano donde tiene lugar la entrada de hoy en esta particular aventura del habitante del 221 B de Baker Street.


Escrito por Alberto López Aroca, la acción tiene lugar en el planeta Doilettte donde sus siete mil millones de habitantes han fallecido en extrañas circunstancias. Para investigar que ha causado su muerte, un grupo de doctores entre los que se encuentra Yun H. Walruss, antiguo cirujano del ejercito, acude al lugar. Pero también lo hará un detective privado que fuma en pipa y viste un gaban, su nombre: Sholomun Hume.

Tal y como se puede apreciar por la trama, el autor toma como base la primera aventura de Holmes y Watson para trasladarlos a un futuro donde el investigador pondrá a prueba sus habilidades. Pero cuando parece que todo va a ir por los mismos derroteros que la obra original de Doyle, Alberto nos sorprende en sus páginas finales con un giro de tuerca sorprendente que no se ve venir.

A lo largo del libro, Alberto rinde homenaje a las creaciones de Doyle con apariciones en sus páginas haciendo que los lectores intenten adivinar los nombres. Algunos de ellos son más que evidentes, otros no tanto y que si solo se conoce poco más de la obra del escritor escocés costará comprender. Pero el escritor manchego también menciona a dos autores rusos, los hermanos Strugatski una de cuyas obras sirvió de base a Andrei Tarkovsky para su film Solaris.

La novela tiene una extensión de poco más de 130 páginas, por lo que si sois lectores rápidos su lectura apenas te dura un par de horas. Y es que la obra resulta muy entretenida, cuando uno se quiere dar cuenta casi ha llegado a su fin. El libro cuenta con dos partes, en la primera se nos narra la llegada de los protagonistas al planeta, en la segunda se nos cuenta un suceso que tendrá mucha importancia en el devenir de los acontecimientos, así como en la conclusión del caso. Como se demostrará más tarde, los sucesos del pasado siguen teniendo su eco en el presente.

Alberto es un gran estudioso de la figura de Holmes, a quién ha rendido homenaje en otras novelas como Sherlock Holmes y los zombis de Camford o en relatos como El caso de la pequeña cliente.  Aquí nos ofrece un pastiche holmesiano sin duda interesante. Nos ofrece un nuevo punto de vista sobre el famoso investigador, cambiando su aspecto por otro más acorde a la aventura que esta viviendo. El aspecto físico puede cambiar, pero lo que permanece intacto son sus habilidades deductivas a la hora de resolver el caso al que se enfrenta.

El libro se editó por primera vez en el fanzine Fabulas extrañas en 1997 y fue reeditado de nuevo en 2003 en A por cadáveres. Hoy se ha reeditado por la editorial Ilarión, que fue el ejemplar que me hizo llegar el autor para poder reseñarlo, con una portada bastante impactante,

Un bonito a la vez que sincero homenaje a Holmes que no deberíais dejar pasar si os gustan las aventuras en las que el investigador inglés es protagonista.


viernes, 16 de septiembre de 2016

libro: Brea

El verano está tocando a su fin. Época en la que la gente decide ir a la playa o a la montaña, ir al pueblo de la familia o quedarse en la ciudad y poder disfrutar de las actividades que hay en la misma. Pero luego, también están los casos de personas que deciden aprovechar el estío y dedicar su tiempo libre para que disfruten los demás. Son los ejemplos de los animadores socioculturales y de los monitores de campamento, estos últimos son los protagonistas de la última obra de un autor que ya ha aparecido por aquí en otras ocasiones y que con motivo de la publicación de su última novela, paso a comentar mi opinión sobre la misma. Antes de continuar, agradecer a Alberto el detalle de hacerme llegar un ejemplar de cortesía para poder hacer la reseña de hoy.


Escrita por Alberto González, la trama nos cuenta como tras la desaparición de Amanda el año anterior en un campamento, Jonás el nuevo coordinador del campamento decide realizar una salida nocturna con sus monitores antes que realizarla con los niños para no dejar nada al azar. Estos son Allan, lector empedernido; Hugo, un chico pesimista; Medea, bisexual de familia acomodada; Leyre,una rockera tatuada; Helena, monitora en prácticas y por último Víctor que al final no puede acudir. La salida pronto comenzará a ser un desastre y sufrirán no pocos percances.

Si por algo se ha caracterizado hasta ahora la obra de Alberto, son los cambios de género entre sus trabajos hasta ahora publicados. Algo que se puede apreciar en El amargo despertar, un drama postapocalíptico,  No serás nadie, ciencia ficción distópica, y ahora  con Brea. El autor no quiere ser encasillado en un tipo de literatura en concreto, le gusta experimentar, ofrecernos su punto de vista y jugar con la misma. En definitiva, ofrecer algo diferente a los lectores.

Cada uno de los protagonistas cuenta con su propio capítulo, en el que nos narran en primera persona como han llegado hasta ahí, para luego pasar a la tercera persona en el que el autor nos narra sus peripecias. Los personajes al ser adolescentes se encuentran perdidos, tanto en la vida como en la excursión que han salido a hacer para luego saber donde dirigirse con los menores que tendrán a su cargo. De esta forma se puede entender que el viaje que realizan es metafórico, y supone un viaje a la madurez. Una vez que la experiencia de la salida por la montaña toca a su fin, ninguno de ellos será igual como cuando comenzó.

Alberto nos ofrece un drama con toques de aventura y de terror, en donde nada es lo que parece. En las montañas leonesas, lugar donde tiene lugar la acción el autor juega con los miedos e inseguridades de los protagonistas. Parece como si estos cobraran vida, cambiándolo todo lo que conlleva que las fricciones en el grupo no tarden en aparecer rompiendo la armonía que existía en un principio entre los monitores.

La novela nos cuenta el punto de vista de cada uno de los monitores, por lo que cada uno de ellos ofrece a los lectores su opinión sobre lo que están viviendo. Ninguno es igual al anterior, son relatos que se complementan y que una vez juntos nos ofrecen el total de una aventura, cuyas piezas encajan
al final del todo.

Una de los puntos fuertes de este autor son los personajes que forman parte de sus obras. Algo que aquí vuelve a confirmarse, Alberto hace especial hincapié en esto. Es un escritor más de personas que de situaciones.

Una novela que supone un homenaje a la figura del padre del autor y al pueblo donde pasó su infancia, lugar donde transcurre el libro.

La conclusión del libro, que por supuesto no voy a desvelar, seguro que puede traer no pocas polémicas. A unos les podrá sorprender, a otros enfadar y parecerles una tomadura de pelo, otros lo podrán adivinar desde que comienza su lectura, etcétera. Lo que sin duda es que una vez que se ha acabado su lectura no dejará indiferentes a los lectores.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

pelicula: Friamente sin motivos personales vs The Mechanic

En un par de semanas se estrena en nuestras pantallas The Mechanic Resurrection, secuela del film protagonizado por Jason Statham, remake del mismo título protagonizado por Charles Bronson en la década de los 70. Por ello vamos a comparar ambos títulos, para ver cual resulta ganador de este particular enfrentamiento entre dos asesinos a sueldo. De nuevo voy a desvelar importantes detalles de la trama de ambas cintas, por lo que si no las habéis visto cualquiera de los dos films lo hacéis bajo vuestra cuenta y riesgo.


Vs
 
 
En el original de 1972 dirigido por Michael Winner, Arthur Bishop (Charles Bronson) es un asesino a sueldo que, tras el encargo de matar al que fuera su mentor y amigo Harry Mckenna (Kennan Wynn) se hace cargo del hijo de este Steve (Jan Michael Vincent) para instruirlo en su profesión.
 
En el remake de 2011dirigido por Simon West, Arthur Bishop (Jason Statham) es un asesino a sueldo que, tras el encargo de matar al que fuera su mentor y amigo Harry Mckenna (Donald Sutherland) se hace cargo del hijo de este Steve (Ben Foster) para instruirlo en su profesión.
 
Cómo se ve ambos films son iguales, pero el remake introduce algunas diferencias que no tenía el original. En la cinta de 2011, Bishop descubre que ha sido víctima de un engaño para matar al que fuera su amigo, lo que motivará su venganza. Algo que no ocurría en el original en el que Bishop será traicionado por los que le contratan al entrenar sin su permiso al hijo de Harry. Este pequeño cambio hace que el remake gane. Punto para el remake.
 
¿Qué película es mejor? El original de Winner tiene un comienzo muy bueno, con ausencia total de diálogos y en donde Bishop lleva a cargo un trabajo, algo que también ocurre en el remake pero que carece de la tensión de la cinta de Winner. Mientras la de 1972 apuesta más hacía el thriller, con apenas escenas de acción, la de 2011 es acción desde el minuto uno, lo que hace que no conceda un minuto de descanso pero que a la vez no permite conocer apenas a los protagonistas algo que si ocurre en la cinta original. En este caso punto para el film de Winner.
 
¿Qué Bishop resulta mejor? Bronson en la cinta de 1972 se nos presenta como alguien viejo y cansado, que quiere abandonar la profesión con la que se ha ganado la vida y que ve en el joven Harry la oportunidad de ceder el testigo. En la de 2011 Statham se encuentra en plenas facultades físicas y que no tiene intención por ahora de dejar la forma que tiene de ganarse la vida. Mientras que el film de Winner Bronson apenas tiene escenas con las que poder lucirse físicamente, Statham tiene unas cuantas. Pero estamos hablando de Bronson, uno de los duros por antonomasia del cine y que su sola presencia física ya imponía, Statham lo hace también y tiene carisma pero no tanto como Bronson. De nuevo punto para el original.
 
 
Vs
 
 




¿Cual es mejor pupilo? En la cinta de 1972 el personaje de Harry se nos presenta como alguien totalmente amoral, al que no le importa ver junto a Bishop a su novia desangrándose, sin escrúpulos frío esencial para ser asesino a sueldo y quién no importa que Bishop haya matado a su padre. En el remake Steve se encuentra perdido, busca vengarse del asesino de su padre. En este aspecto pese a ser también un asesino, la interpretación llevada a cabo por Foster consigue ser más convincente que la de Vincent en el original lo que hace que el personaje te caiga mejor. Punto para el remake.

 
Vs
 
 
 
¿Qué relación es mejor? En la original de 1972 el proceso de convertirse en asesino por parte de Vincent se toma su tiempo, siendo instruido poco a poco por Bronson hasta que este le asigna su primera misión en solitario. En el remake de 2011 este proceso se agiliza gracias al montaje. La química entre Bronson y Vincent es buena, pero la que existe entre Statham y Foster es mejor y resulta más creíble. Al hacer sus dos misiones juntos se compenetran mejor, algo que no ocurría entre Bronson y Vincent, en el que el primero tenía que estar al tanto de su pupilo. De nuevo punto para el remake.
 
 
Vs
 
 
¿Qué final es mejor? El destino de ambos personajes es distinto, mientras que el film de Winner el personaje de Bronson muere asesinado por Vincent, en el remake Statham consigue salir indemne de la trampa que le ha tendido Foster. Pero si algo no cambia es el destino de los pupilos, muriendo ambos de la misma forma. La muerte de Bronson casa más en el tono deprimente del original, mientras que ver morir a Statham cortaba de raíz futuras secuelas en caso de que se produjeran, algo que ha ocurrido. Punto para el original.
 
En este caso ha ocurrido un empate y hay que escoger un ganador. En este caso me inclino por el remake, ya que pese a las virtudes del original este se ha quedado antiguo y no ha sabido envejecer bien lo que hace que gane el remake. Esto no significa que la cinta de Winner sea mala, es una buena aproximación al mundo de los asesinos a sueldo, pero ha envejecido mal.
 
A continuación los trailers:
 
 


 
Vs